7 jul. 2008

Coni y la filosofía


Mi pequeña hija, a días de cumplir cuatro años, entró en la etapa de la reflexión (eso es lo que yo imagino).
En los últimos 15 días hace preguntas del tipo: que es morirse , porque discuten Cristina y el campo, porque los del campo están en la ciudad y no en el campo, porque no tenes hijos – pregunta dirigida a su madrina que tiene casi mi edad y no tiene hijos-, porque la seño y la directora me hablan de una casa en Tucuman y tengo que decir fuerte “viva la patria”.
Con el padre de la niña hacemos un gran esfuerzo por responder corta, sintética y sencillamente cada uno de estos interrogantes.
En estos días me he dado cuenta que prefiero estar frente a una mesa examinadora de la materia “ La metafísica kanteana en el 18 Brumario de Luis Bonaparte” que responder las preguntas de mi pequeña.

10 comentarios:

Ajenjo dijo...

Creo que el día que mi hijo empiece a preguntar estas cosas (primero tengo que tener un hijo ¿no?) el meto de respuesta que utilizaria sería intentar recordar que me contestaba mi madre, y responder lo contrario :P

beso
A

Morkelik dijo...

juaaaaaaaaa! que chica mas inteligente!!! me mato con esas preguntas!!!

Natys dijo...

Jajajajaja la que te espera cuando llegue a la edad de los porques jajajajaja
me ENCANTARIA leer la respuesta que le diste sobre kristina y el campo
Saludos
Natys

Ni buena ni mala... dijo...

natys: gracias por pasar y comentar.
La edad de los porque ya la paso y los "porque" no eran de este tenor.

Ni buena ni mala... dijo...

Natys: la respuesta a lo de Cristina y el campo fue: " Los del campo piden plata y cristina no se las da".

elcuervo dijo...

Si entras a mi blog: http://elcuervorosarino.blogspot.com sabrás por fin en tu edad madura que has vivido en un engaño, sabrás en verdad quien fue el "señor" Perón.
Cariños. Marcelo

Ni buena ni mala... dijo...

El cuervo: A mi madura edad “se” quien es Juan Domingo Perón.

no tan iguales dijo...

A mí me encantan a esa edad. Aunque me enorgullezco de haberle contestado siempre la verdad, hoy me doy cuenta de que, de haberlo querido, la chiquita era bastante fácil de engañar. A los 17 ya no, carancho.

LaUReAna dijo...

Y esto recién empieza! Son tan sabios y preguntan desde un lugar tan honesto y tan directo que es imposible hacerse el distraido, pero a veces te dejan sin respuestas!

Ni buena ni mala... dijo...

Notan: mis respuestas son tan racionales que a veces me da miedo pisotearle la imaginación.

Laureana:Así es.