12 dic. 2007

Las Horas, pelicula del fin de semana



Ya la había visto en el cine y en su momento me conmovió hasta el llanto desconsolado (mi amiga, la Negra, no me podía sacar de la butaca luego de terminada la película y 3 paquetes de Carilina y los ocasionales vecinos no pudieron concentrarse en la película desde que Meryl Streep le cuenta a su hija de cómo se le “escapo” el momento mas feliz de su vida, obviamente porque yo lloraba). Por suerte esta vez, pasaron 5 años y la vi en 20´ pulgadas que es otra cosa, no llore pero pude revalorarla y descubrir cosas nuevas. Advierto que es una película que solo pueden entender cabalmente las mujeres, no por menospreciar la capacidad de entendimiento del genero masculino, sino porque la película bucea en lo mas profundo del universo femenino que hasta a nosotras nos es esquivo. De hecho Ale no la quiso ver argumentando que es un dramon infernal y creo que también por temor a una nueva escena “llanteril” de mi parte.
En esta segunda vista pude darme cuenta como un hijo lleva adelante lo que la madre no pudo y ni siquiera se tomo el trabajo de transmitir, porque se borró. Me di cuenta de lo pesado de los mandatos familiares no consientes o no verbales y de los mandatos culturales y sociales.
Para los que no la vieron aquí hay una síntesis de la peli que plagie de un sitio web.
Le doy 5 sandangas (escala 1 a 5)
La película de Stephen Daldry está cargada de historia literaria: el guión de David Hare es una trasposición de la novela de Michael Cunningham, ganadora del Pulitzer en 1998, que articula tres historias atravesadas por la literatura de Virginia Woolf. En cada caso, se relata un día clave en la vida de cada protagonista, un momento de alta presión psicológica. En 1923 Virginia (Nicole Kidman) se encuentra escribiendo su novela "Mrs. Dalloway", sobre un día en la vida de una señora de la alta burguesía londinense. La mujer prepara una fiesta, y durante unas horas se sumerge en una revisión nostálgica de su pasado, de las ilusiones perdidas, de lo que pudo ser y no fue. La novela constituye una meditación sobre el paso del tiempo y la complejidad de las relaciones humanas. Virginia se aferra a la literatura como una tabla salvadora ante la amenaza de locura y suicidio, siempre acechante. En 1951 Laura Brown (Julianne Moore), madre de familia en una típica casa de los suburbios de California, deprimida y embarazada de su segundo hijo, se prepara para festejar el cumpleaños de su esposo mientras lee "Mrs. Dalloway", y esa lectura la mueve a cuestionar toda su existencia ante la mirada sensible de su hijito, quien adivina la crisis por la que atraviesa su madre. En 2001 Clarissa Vaugham (Meryl Streep), una moderna Mrs. Dalloway, organiza en Nueva York una fiesta para su amigo y tal vez ex amante, un escritor premiado y enfermo de sida, al cual ella dedica sus cuidados diarios. Clarissa lleva el nombre de Mrs. Dalloway, y como ella –como Laura– siente que su mundo está fisurado y a punto de caer al vacío.

1 comentario:

morkelik dijo...

totalmente, una pelicula femenina. yo tambien llore un monton!!! me gustaria verla de nuevo.