14 abr. 2008

Como, cuando y donde ...

Morkelik me paso la posta de un meme (es una palabra horrible). Tengo que escribir como nos conocimos con Ale.
Lugar, Senado de la Nación. Yo secretaria parlamentaria y el ingresaba como vocero del mismo senador que era mi jefe (un buen tipo). El ambiente de laburo era el mejor de todos, un buen equipo de gente, todos profesionales jóvenes con una misma escala de valores o casi, este grupo humano se lo debíamos al jefe, él lo conformo. El espacio físico también era muy lindo y cómodo.
Ale tenia novia y yo novio, el primer día que lo vi pensé: “ este tipo se vino fumado a la entrevista de laburo”, después comprobé que Ale siempre tiene los ojos enrojecidos y entrecerrados y no por fumar porquerías.
En ese mismo lugar y equipo laburaba, también, mi mejor amiga. Luego de un año de trabajar juntos y discutir mucho, yo tenia que contarle en castellano moderno a Ale el derrotero parlamentario de las leyes para que el pueda hacer prensa con eso. Bueno como decía luego de un año, mas o menos, de laburar juntos y que no pasara nada entre nosotros, vinieron los sobornos en el senado. Nos empezamos a hamacar lindo, 14 horas de laburo, amenazas, presiones, nuestro senador era uno de los denunciantes, así que el resto del senado nos daba las espaldas por que nos consideraban alcahuetes, renuncia de Chacho en el medio, todo un gran bolonqui. Nosotros como equipo nos abroquelamos y ya que laburabamos 14 horas el resto de las horas del día también la pasábamos juntos, cenábamos en casa de uno o de otro, nos juntábamos los fines de semana para distender y entre tanta presión, juntada, miedo, y asados surgió lo impensable, nos gustamos.
Un día en el Danzon (bar paquete de Vinos de la Recoleta) le digo a la negra (mi mejor amiga): “ tomaste bastante vino ?, pedite otra copa porque te tengo que decir algo. Y ahí nomás se lo dije: “me gusta el gordo”. La negra casi se cae de culo y no producto del brebaje que estábamos consumiendo sino porque el gordo y yo seria la ultima pareja posible sobre la tierra. Yo Alemana, prolija, conservadora y seria y él negro, desparpajado, quilombero, un digno exponente de la Buteler.
El día que todo paso fue en mi casa, después de unas empanadas con los compañeros de laburo y el jefe, se fueron yendo todos y nos quedamos Ale y yo y después de bailar un tema de Frank Sinatra (no me acuerdo cual), pero era uno lento, el gordo me da un beso. Indescriptible, paso lo que le pasa a toda la gente que se enamora, se te aflojan las patas, te sudan las manos, el corazón se te sale por la boca y todo lo demás. A los dos años de noviazgo, incuida maestría en España y con la consiguiente separación física, yo lo fui a visitar a España y comprobamos que lo nuestro se bancaba 18.000 km de distancia y seis meses separados, así que a la vuelta nos fuimos a vivir juntos y al año y meses de feliz convivencia nos embarazamos y aquí estamos hoy Ale, Coni ( de casi 4 años) y yo.
Algún día nos casaremos, más pronto que tarde para ponerle el moño a esta love history.

9 comentarios:

Constanza dijo...

creo que al margen de la bella historia de amor (las inesperadas son las mejores!), la pregunta en la cabeza de todos es: quién era el senador??? obviamente no espero que lo publiques, pero debía exponer el sentimiento popular (y me voy a poner a revisar un poco los diarios de la época para refrescar la memoria sobre los denunciantes...). pero fuera de joda, hermosa historia. y muy bien contada. gracias!

Morkelik dijo...

ay que linda historia!!!! yo tampoco conocia "los comienzos" de ustedes!!! me encanto, muy muy linda.

Morkelik dijo...

para, estaba pensando, en medio todo ese quilombo, me encanta!

Anónimo dijo...

Estupendo relato, M. Como visitante regular de aquel espacio de laburo durante un tiempo, debo decir que –como la Negra– jamás había imaginado esa pareja. Ahora, sin embargo, desde que sé que están juntos, me parece de lo más lógico. ¡Cómo no!
Un beso.

PD. Diste muchas pistas. Cualquiera que investigue adivinará cuál era aquel senador, jaja.

Ni buena ni mala... dijo...

Constanza: una pista, no era Cafiero, que fue el primero en mover el avispero.

Morkelik: Los grandes hechos de mi vida siempre los asocio a hechos de importancia institucional o política. Por ejemplo para contar los años que llevamos juntos con Ale siempre digo "desde la renuncia de Chacho a la Vicepresidencia".
Con respecto a lo "de en medio del quilombo" te digo que si en medio del quilombo y encima lo manteníamos en secreto. Hay una anécdota muy graciosa sobre eso. Un día al mediodía lo buscaban con desesperación a Ale y lo llamaban a la casa y al celu y no lo podían encontrar. Èl estaba durmiendo en mi casa y yo ya estaba en la oficina, yo a escondidas llamaba a casa por teléfono pero él no me contestaba, tiene el sueño muuuuuy pesado, y no me quedo otra que mandar a un secretario, que si sabia lo nuestro, a mi casa con las llaves para que entrara y lo sacara de la cama. No sabes el cagaso que se pego Ale cuando lo vio a este tipo adentro de mi casa tratando de despertarlo..

Morkelik dijo...

ay no!!! me imagino pobre!!! es digno de una sitcom!!!

LaUReAna dijo...

Qué buena historia, contexto de película, me encantó!!!

Mendieta dijo...

Casi casi, sospecho, que su Ale (fanático del ciclón?) es un viejo conocido de este perro. Y vecino de Almagro. no?
Por cierto, me hizo recordar lo siguiente: en nuestra casa la renuncia del Chacho se vivió con particular atención. Al otro día, mientras devorábamos los diarios, mi hija (por ese entonces de 9 meses) dijo su primer palabra mirando una foto de Clarín: "Chacho". Ni le explico la herida en mi orgullo paterno.
Saludos

Ni buena ni mala... dijo...

Mendieta: Voy a descifrar su identidad ¡!!!!!!, que emoción. Prometo mantener su anonimato.
Lo compadezco, “Chacho” como primer sonido de su niña en una herida narcisista sin consuelo. Se ve que el ambiente familiar influye porque la mía al año y medio ya sabia quien era el presidente y desde los dos años cuando el día esta lindo dice que es un día peronista.