3 dic. 2007

..." Durante años lleva entregándonos más de una ausencia de sentido que una presencia. Es un significante que no significa. Significa tanto que no significa nada. Es –como bien dice Ernesto Laclau en una definición ya celebre- un significante vacío.......... Porque en esa poderosa indefinición el peronismo se da el lujo de serlo todo."

José Pablo Feinmann
Peronismo, filosofía política de una obstinación argentina
Fascículo 2, Primera parte.

4 comentarios:

Lucas Carrasco dijo...

¿No te parece (a mi me lo pareció al leerlo) una definición demasiado boluda, por cuanto define que algo es nada, entonces la definición vale lo mismo, nada?
Saludos.

Ni buena ni mala... dijo...

Estimado Lucas Carrasco: Feimann pretende definir al peronismo desde la filosofía. Y filosóficamente hablando los conceptos de todo y nada mucho dicen. En el caso particular del peronismo creo que su no extinción y su perpetuación en el poder se debe a que su espectro ideológico va desde la derecha hasta la izquierda –“todo” el arco ideológico-, sus compromisos económicos van desde la mas severa ortodoxia (Cavallo) hasta la más radical heterodoxia (Lousteau es un ejemplo) y además no tiene problema en sumar a otros partidos de la extracción ideológica que sean porque nada los define (encorseta) ideológicamente. Considero que la definición es valida.
Si hablamos de sectores, en algún momento la patria forrajera-ganadera ha acompañado al peronismo y en otros momentos (como el actual) no. Los mismo vale para tantos otro sectores como los militares, la iglesia -aunque un poco mas reacia-, etc… El peronismo se define por su no definición y por su capacidad de administrar y acumular poder. Estas creo que son sus características más salientes.

Lucas Carrasco dijo...

Entiendo el razonamiento, pero no lo comparto. No croe que en el campo filosófico (sí en los poemas de Bukowski, je) valgan mucho los conceptos de nada y todo.
Una definición clásica de ente es lo que es.
Ya entre Heráclito y Parménides se discutió y dividió el campo filosófico entre quienes creen (a la derecha) que el ente es, y entre quienes que deviene, por ese asunto de que no te podes bañar dos veces en el mismo río.
De cualquier modo, creo una definición de es (todo no es nada, en síntesis) es aquello (toooodo aquello, o el resto) que no es. Así se define el signo, que funda con esta definición la linguística y la semiótica -ramas de la filosofía, en suma.
Creo que nada puede definirse por la indefinición en la política (se me ocurre que en otros campos, como el de los amantes, puede ser...jeje)
Muy bueno tu blog. Con quien no coincido es con Feinman.
saludos.

Ni buena ni mala... dijo...

Lucas Carrasco: Ser y nada –no aludiendo a Sartre- si que es toda una discusión filosófica, Ud. mismo lo dice al desarrollar y ejemplificarlos. Con respecto a la política la indefinición es TODA una definición, han corrido ríos de tinta sobre como debe interpretarse el silencio de las Cámaras ante un decreto del poder ejecutivo, este es solo un ejemplo del “ruido” que hace la indefinición. No obstante me parecen muy constructivos sus razonamientos y me hacen usar la “sesera”, así que agradezco su participación y comentarios. Su blog, también , es muy bueno. Ya le hice un comentario en cuanto sentirme acompañada en mi, por ahora, Cristinismo (soy capiltalina, por eso la volatilidad de mi pertenencia, je, je)