6 dic. 2007

Envidia


A los que pueden pensar apenas se levantan
A los que se pueden mover ágilmente apenas se levantan
A los que se pueden levantar a la mañana
A los que pueden terminar todas las cosas que empiezan
A los que creen en Dios, porque tienen respuesta y explicación para todo.
A los que creen en los homeópatas, adivinos, astrólogos y demás pseudo-ciencias, porque la existencia se les hace más sencilla.
A los boludos alegres
A los que sabiendo son optimistas
A los que no les tienen miedo a los animales y a los bichos.
A los que escriben sin errores de ortografía
A los que se entretienen con manualidades y además les quedan preciosas.
A los que hacen yoga y no les agarra un ataque de ansiedad a la segunda postura.

5 comentarios:

no tan iguales dijo...

Ah, me siento muy identificada con algunos motivos de envidia, sobre todo el tema de la gente religiosa y los que no temen a los bichos. Esto último ha sido un karma negativo durante toda mi vida y hasta condiciona la elección de mi hogar (no viviría en una casa con jardín ni loca).
El tema de Dios es tal cual, cuánta gente encuentra consuelo en algo que yo no logro percibir de ninguna manera. Los envidio sanamente, pero mucho.

morkelik dijo...

totalmente de acuerdo con el tema Dios, me di cuenta de su importancia en el año 98 cuando murio mi papa y el papa de una amiga muy cercana. yo estaba desconsolada y ella estaba bien porque su papa "ahora estaba con Dios". yo decia: quiero tener fe!!! hasta le reclame a mi madre no habermela transmitido.
con respecto a la agilidad, la envidio en general, mas alla de la hora del dia.

Ni buena ni mala... dijo...

No Tan iguales: Yo no me voy de campamento, ni me gusta el campo por los bichos, pero nobleza obliga tengo que confesar que soy fóbica a las palomas (alimaña inmunda de la ciudad por excelencia), así que en el medio del cemento tampoco la paso muy bien.
Morkelic y no tan iguales: Con respecto a Dios no me queda otra que citar las palabras de Jesús a sus discípulos “Benditos los que creen sin haber visto”. Así son las cosas chicas...

Chino con rulos dijo...

Claramente, has señalado algunos de los casos más justificados de envidia milenaria.
Lo de Dios? ay, quien pudiera... los optimistas, los boludos alegres... La vida sin problemas es matar el tiempo a lo bobo, dirían los redondos.
Sobre los bichos, tremendo! yo soy fóbico a los sapos y batracios en general, tampoco la paso bien en el campo.
Te recomendaría algo de paciencia con el yoga, es fantástico (lo estoy aprendiendo desde hace poquito).
Y en mi caso particular, agregaría la envidia a la gente que ama el tomate y la mayonesa, porque pueden pedir sambuche completo sin tapujos, además de comer sanguchitos de miga sin mirar para adentro (esto va de la mano con el odio compulsivo a los comedores furtivos de mayonesa, casta pedante y soberbia si la hay, que le pone mayonesa a todo sin consultar).
saludos!

Ni buena ni mala... dijo...

Chino con Rulos: Lo de la mayonesa es un tema serio. Porque esta presente en gran proporción en los alimentos que habitualmente injerimos y privarse de los sanguchitos de miga es un pecado mortal (ha… cierto que no cree en Dios), bueno es una cagada.